¿Qué rol tengo como Matrona Cristiana en la contingencia Nacional?

Categories: COLUMNAS,LAICOS

Conocí al Señor   en el Grupo Bíblico Universitario mientras estudiaba Obstetricia en la Universidad de Concepción en el año 72-76;  época difícil, teníamos  ideales religiosos, políticos, sociales,    grandes deseos   de cambiar las cosas y  dar respuestas urgentes  a una sociedad que estaba sufriendo y donde  situación  había llegado a un punto de quiebre.

Conocer a Jesús fue la respuesta a mis grandes  inquietudes  sentidas por tanto tiempo      como estudiante universitaria,  ahora  tenía una bandera  porqué luchar y así   intervenir     como profesional cristiana comprometida. Ahora tenía una misión, y haría de mi profesión  un Ministerio. ESTE MUNDO QUEBRADO CAMBIARÍA CON JESÚS.

En mi experiencia,   Dios   nos interpela    en el tiempo y en el lugar donde estamos trabajando. Dios sale a nuestro encuentro nos llama para cambiar a este mundo con nosotros mismos. Dios está siempre en la contingencia nacional  en nuestra historia, y su actuación es la de nosotros.

 En la enfermería y matronería,  aunque las necesidades cambian según los tiempos en que vivimos, el nivel de vida que tenemos,  sin embargo  el ser humano es el mismo por esencia,  necesita del Cuidado Compasivo cuando está enfermo o en el hospital, se siente  vulnerable,   aunque lo niegue,  necesita a Dios.  Es allí donde Dios quiere que seamos sus manos, su voz, su mirada, su tierna atención con enfermeras y/ o matronas cristianas.

Porque tuve hambre, y me disteis de comer;
tuve sed, y me disteis de beber;
fui forastero, y me recogisteis;
estuve desnudo, y me cubristeis;
enfermo, y me visitasteis;
en la cárcel, y vinisteis a mí.

 Entonces los justos le responderán diciendo:
Señor, ¿cuándo te vimos hambriento,
y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?
¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos,
o desnudo, y te cubrimos?
¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?
Y respondiendo el Rey, les dirá:

De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis
(Mateo 25:35-40 )

El rol como matrona cristiana  donde he trabajado, ha sido este amor compasivo de Dios, que ha tocado mi vida profesional haciendo la diferencia

Fotos EPS y otras 007

 Una de las experiencias importantes  en mi vida profesional fue trabajar en el Hospital Maquehue  de la Iglesia Anglicana, en  zona rural, corazón de muchas comunidades mapuches donde   aprendí con las misioneras a entregar una atención integral al paciente y / o  cliente. Realmente fue una Universidad de Servicio, de amor compasivo, atendiendo todas sus necesidades; físicas, psíquicas, sociales y Espirituales.   Compartir con los hermanos mapuches, conocerles, y amarles fue muy enriquecedor. Teníamos un sanatorio de enfermos tuberculosos, eran el despojo de pacientes provenientes de toda la región, los casos  más complicados, que requerían una atención más completa tanto de medicamentos como de ser acogidos con atención compasiva y   ser sobre alimentados. Esas personas se iban de alta  conociendo al Señor, sus vidas cambiadas,    y devueltos completamente sanos a la sociedad.

La  situación   de hoy ha cambiado mucho, Chile es otro, ya no tenemos esa pobreza de niños famélicos, ni es la pobreza descarnada de esos años donde hubo que intervenir con programas especiales.

Ahora los problemas de salud han cambiado ya no enfermamos por desnutrición sino porque  nos alimentamos   de obesidad, hipertensión, enfermedades coronarias,  droga,   alcohol  , Buling  ,  delincuencia juvenil,  Embarazos no deseados en adolescentes, hospitales colapsados por la demanda asistencial,   aire contaminado que aumenta las enfermedades respiratorias, Stress, depresión, violencia intrafamiliar, etc.

En todo  el  quehacer hoy   abordando  estos problemas en los hospitales públicos  y centros asistenciales, el Rol  de los profesionales Matronas y Enfermeras Cristianas será encarnar a Cristo en esa realidad doliente y con el corazón compasivo del Maestro, trabajar  con excelencia,   aplicando los principios bíblicos en la práctica profesional, será vivir nuestra vocación  proporcionado los cuidados competentes y compasivos demostrando el amor de Jesús en cada atención que realizamos.

Debemos integrar nuestra fe con la práctica profesional, respetando y comprendiendo las culturas, idiomas,  Etnias y costumbres locales. Formar redes de apoyo  entre las enfermeras y matronas para compartir nuestras experiencias y orar  juntas.  Así seremos más  efectivas viviendo un estilo de vida con Jesús. Así también nos conocerán por lo que hacemos.

En el hospital donde trabajo, además de atender partos, dedico tiempo a formar parte del Comité del duelo del Hospital Dr. Herman Henríquez de Temuco. Implementamos protocolos en la atención del duelo para las madres y familiares que  se les muere su recién nacido, para las madres que abortan, para los adultos en los principales Servicios donde más fallecen  personas en el hospital. Aseguramos el cuidado Espiritual en este  proceso para el que va a morir y apoyamos a la familia en este proceso.

El resultado de este trabajo ha sido significativo en la calidad de atención,  termino diciendo es que Dios nos ha llamado y  siempre nos está preguntado, y debemos responder discerniendo los tiempos que estamos viviendo con su Espíritu  para hacer su voluntad y así cambiar nuestra sociedad.

Alicia Yañez Molina,
Iglesia Anglicana San Mateo de Temuco
Matrona del Hospital  Dr. Hernán  Henríquez Aravena de Temuco
Presidenta Nacional de ACEMACH;   Asociación Cristiana de Enfermeras y Matronas de Chile
Miembro de la Junta Internacional de NCFI; Nurses Christian fellowship International

Author: IACH

Deja un comentario