“Oye ¿y si te toca defender a un violador que confesó el delito?… ¿qué hací?

Categories: LAICOS

¿mi manera de vivir ha mostrado a otros que ser abogado es incompatible con honrar a Dios?

“Oye ¿y si te toca defender a un violador que confesó el delito?… ¿qué hací?

Camilo BejarCreo que esa pregunta la escuché unas 500 veces mientras estaba estudiando derecho en la universidad. Para la mayoría de mis conocidos, el abogado parecía representar a una persona que debía luchar por la justicia y la defensa del más débil.

En general, yo creía que había dos formas de mirar el asunto: o bien ser abogado y cristiano era una asociación muy difícil de hacer (tienes que defender algo o alguien tan malo como la violación o al violador) o, por otro lado, era una asociación más bien fácil de hacer (no por nada una de las ocupaciones de Jesús en el cielo es la de ser nuestro abogado)…

Hasta ahí todo bien, o ¿no?…

Trabajo en la segunda consultora más grande de Chile en temas tributarios y (supuestamente) la mejor en asesoramiento en transacciones (según unos tipos que hacen rankings que no tengo la menor idea de cómo los elaboran). Me ha tocado participar en operaciones de cientos de millones de dólares y con equipos del más alto nivel.

Pero… ¿qué es lo que en verdad hago en la práctica?

Quizás nada muy distinto a lo que hace cualquier persona que trabaja en una oficina. Mando mails, contesto preguntas por mail, hago informes (que adivinen… mando por mail) y trato de no perder el tiempo en innumerables idas a comprar innumerables vasos de café en la cafetería de moda…

Entonces… ¿dónde quedó la justicia? ¿Dónde la protección del débil? ¿Dónde la defensa del que no tiene defensa y la protección de los derechos?

La verdad es que muchas veces yo me hago esas mismas preguntas…

Como lo pienso ahora, creo que para un abogado tributario, corporativo o que, en general, trabaja simplemente asesorando a las empresas (al más fuerte, al que tiene “el sartén por el mango” o como quiera decirlo) el ejercicio de su profesión no es abiertamente incompatible con su fe.

Pero ojo, sólo dije abiertamente, por eso pienso en algunas áreas donde puede serlo:

·       Decisiones que menoscaban al débil, directa o indirectamente: Una fusión de 20 compañías que producirá el despido de 500 funcionarios debe ser manejada con extrema cautela, ¿cierto? Pero ¿manejamos con el mismo cuidado una re-estructuración de la empresa que no tiene otro objetivo que el eludir obligaciones (sean tributarias o de cualquier otra clase)? Lo cierto es que la manera en que tratamos al más débil muestra la forma en que nuestro “Dios” (cualquiera que este realmente sea) trata con aquellos en esa situación.

·       Relaciones interpersonales al estilo “chileno”: El chaqueteo es un deporte nacional y puede ir desde lo más burdo (el “delicioso” pelambre) a lo más sofisticado (denostar a la competencia, menospreciar a compañeros de trabajo o a otros asesores o a los ejecutivos de una empresa); pero al final del día refleja la cobardía e inseguridad de quienes hacemos estas declaraciones. De nuevo, la manera en que nos relacionamos con otros muestra el carácter del Dios con el que nos relacionamos.

·       Relaciones interpersonales a lo “europeo”: muy superficiales, sólo lo mínimo para que una persona sea útil a mis propósitos en la empresa. El interés que mostramos en otros muestra cómo nuestro Dios se relaciona con los demás.

·       Tareas ejecutadas “a la chilena”: saliendo del paso, poco prolijas. La manera en qué ejecutamos incluso las tareas más cotidianas refleja para quién realmente trabajamos.

·       Religión “a lo chileno”: muy personal, muy relativa, políticamente correcta.. La manera en que nos relacionamos públicamente con Dios (no sólo privadamente) muestra como él se relaciona públicamente con nosotros. Dios buscó relacionarse con nosotros y no nos dejó un camino para recorrer… el HIZO el camino, el ES el camino

Y así… la lista podría seguir… Por eso la pregunta no es si ser abogado es incompatible. La pregunta es ¿mi manera de vivir ha mostrado a otros que lo es?

Espero que no (al menos no tanto….)

 

Camilo Béjar, abogado, cristiano desde 2001, Iglesia Santiago Apóstol (ISA pa los amigos).

Author: IACH

Deja un comentario