70 familias de la localidad rural de Rungue recibieron la entrega de cajas de Navidad

Categories: NOTICIAS,Uncategorized

Rungue IACH

 

La iniciativa fue impulsada por hermanos de la Iglesia de Cantagallo, Las Condes, y contó con la colaboración de la misión anglicana de Til Til

 Por Bárbara Espinoza 

El pasado martes 19 de diciembre, 70 familias pertenecientes a la Escuela G345 ubicada en la zona de Rungue, localidad rural cercana a la comuna de Til Til en la Región Metropolitana, recibieron la entrega de cajas navideñas. La iniciativa fue donada por diversos hermanos miembros de la Iglesia de Cantagallo de Las Condes, con el propósito de bendecir a parte de los rungueanos con una inolvidable celebración navideña.

Como explicó el Rvdo. Pablo Alvarez, pastor de Cantagallo, esta obra se hizo en conjunto con el pastor Eliseo Ortiz, quien fue invitado a participar en la actividad, y no solo se trató de entregar alimentos a estas familias, sino que tambien de que por medio de conversaciones y el compañerismo, mostrarles  del amor de Jesús.

La campaña como detalló el pastor Alvarez, fue posible gracias a una campaña que realizó la congregación de Cantagallo, que consistió en un aporte de $12.000 que fue el valor de cada caja. Este año se logró reunir más de tres veces la cantidad acostumbrada a conseguir en versiones anteriores, y esto fue posible gracias a que amigos y familiares que no necesariamente son miembros de la iglesia se quisieron sumar a la convocatoria.

Cabe mencionar que Rungue, es uno de los lugares afectados por las grandes cantidades de basura que llegan a parar desde Santiago, y esta acción fue un acto importante explicaron los pastores Alvarez y Ortiz, entre los habitantes de este pueblo y los capitalinos, que no mantienen en general muy buenas relaciones. Esta situación, además de la pobreza en la que vive esta comunidad, fue lo que motivó a los hermanos anglicanos a acercarse y compartir del amor reconciliador y servicial de Cristo con ellos.

 “Tuvimos la oportunidad de escuchar a varias familias y darnos cuenta de sus necesidades. Una de ellas necesitaba zapatos y buzos para los niños, para cuando llegue la temporada de marzo y entren nuevamente a clases. Esperamos poder seguir aportando y no solo en lo material, sino también en lo espiritual”, precisó el pastor Álvarez.

Por su parte, el pastor Ortiz agradeció la oportunidad de estar presente y apoyar, detallando que “le pareció un gesto solidario hermoso”. También añadió el reverendo, que “ creo que las iglesias deberían involucrarse mucho más en este tipo de acciones. Si sigue el contacto y nace un trabajo en esta zona veremos como lo gestionaremos a futuro. Por ahora está toda la disposición de ayudar”, dijo el presbítero.

 

Author: IACH

Deja un comentario