Académicos reflexionan y exponen en torno a los alcances y rol de las religiones y los estados laicos en las sociedades contemporáneas

Categories: NOTICIAS,Uncategorized

foro estado laico iglesia anglicana

De izquierda a derecha: Uziel Santana , Carmen Gloria Moreira, Tatiana Guerrero ( Universidad SEK), Manfred Svensson, Rvdmo. Héctor Zavala, Teniente Alex Nesterenko ( Ejército de Salvación) y Eduardo Valenzuela

El foro panel reunió a cuatro expertos de renombre y fue organizado por la agrupación de abogados cristianos Advocates Chile en conjunto con la Universidad SEK

Con gran convocatoria se realizó el Foro: “Modelos y Límites del estado laico en Chile”, instancia que tuvo el objetivo de reflexionar sobre cuál es el espacio que ocupa la Iglesia y los estados en las sociedades contemporáneas, especialmente en el contexto chileno. El evento fue organizado por la agrupación de abogados cristianos Advocates Chile en conjunto con la Universidad SEK, a través de su carrera de Pedagogía en Educación Religiosa con mención Protestante.

El panel estuvo compuesto por cuatro académicos de renombre, como el abogado y Presidente de la Federación Interamericana de Juristas Cristianos (ANAJURE), Uziel Santana, el sociólogo y Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Católica de Santiago, Eduardo Valenzuela, y el filósofo y profesor de la Universidad de Los Andes, Manfred Svensson, quienes realizaron una serie de exposiciones relativas a la configuración histórica y la relación actual que tienen los estados laicos principalmente en América Latina y en sociedades con pluralismo religioso como es la chilena.

Entre sus asistentes, el foro convocó a representantes del mundo eclesiástico y académico y también a un sin número de creyentes de diversas denominaciones cristianas. El evento inició con unas palabras de bienvenida de la directora de Advocates Chile, Carmen Gloria Moreira, quien agradeció la participación de los presentes. Intervención que fue proseguida por una breve reflexión del Obispo Diocesano de la Iglesia Anglicana de Chile, Héctor Zavala.

En sus palabras el Obispo Zavala destacó la instancia, precisando que “el comprender como se configura la laicidad del Estado en una sociedad en la cual convive una pluralidad de religiones, es algo que debiera interesarle especialmente a la Iglesia cristiana; y debemos seguir impulsando conversaciones que nos lleven a trabajar juntos en el resguardo y el no abuso de nuestras libertades que son universales y tan fundamentales como por ejemplo la de pensamiento, conciencia y creencia.”

Tres miradas

El foro panel inició con las tres exposiciones de los académicos. En primer lugar fue el turno del abogado Uziel Santana, quien realizó un breve análisis sobre los orígenes del surgimiento del Estado como institución y de la definición del concepto conocido como laicismo.

Según expuso el abogado, el estado nació de la Reforma Protestante, fenómeno que dio lugar a la existencia de Derechos Humanos y libertades de las cuales estaban privados los hombres en ese entonces. Esto ocurrió porque la Iglesia se fracturó, y los conflictos entre católicos y protestantes desencadenaron en el surgimiento de una nueva institución como propuesta de unidad nacional.

El Estado laico surgió porque ocurrió que una religión mayoritaria en ese entonces quiso imponer sus creencias en la esfera pública y eso no puede suceder. “Desde ahí principalmente en el siglo XVII en la Ilustración se comenzó a sacar a Dios de la historia común y pasamos a tener lo que se conoce como depresión secularista: la fe pasó a ser una expresión privada y a sacarse de los debates republicanos”, dijo Santana. De alguna manera enfatizó el abogado, han sido dos extremos en la historia que han respondido a una incomprensión de la relación entre Iglesia y Estado, escenario en los cuales no podemos caer como sociedad.

Luego, en su presentación el profesor Manfred Svensson, analizando el pensamiento de John Locke en su Carta sobre la Tolerancia donde plantea que las instituciones como la Iglesia y Estado resultan irreconciliables y difieren en su rol, el filósofo se refirió a lo difícil que ha sido durante la historia realizar una diferenciación certera entre lo que son convicciones religiosas y políticas, y el buscar puntos neutros que conlleven a resguardar la convivencia.

Como enfatizó en su exposición Svensson, “esta diferenciación es difícil de realizar, debido a que las convicciones religiosas y políticas atraviesan el conjunto de la esfera de nuestra existencia y de todo nuestro quehacer”.

Finalmente fue el turno del profesor Eduardo Valenzuela, quien expuso sobre los modelos predominantes que han regulado la relación Iglesia-Estado a lo largo de la historia: por un lado está el “modelo político francés”, con un fuerte sello anticlerical, y por otro, el “modelo político norteamericano”, caracterizado por el aseguramiento de la neutralidad religiosa del Estado y la concepción de la fe como algo netamente privado.

Como explicó el profesor, en el caso de Latinoamérica y específicamente en Chile, no poseemos ninguno de estos modelos ya que no hemos tenido guerras religiosas y a las iglesias todavía se les reconoce su lugar en la esfera pública más allá del solo confesional. Sin embargo, aunque respetamos la neutralidad del estado, según el sociólogo ocurre hoy una especie de “neutralidad ética” ( vehemencia por pronunciarse sobre lo que es bueno y malo), que está “avanzando aceleradamente y siendo una nueva forma moderna de definir la laicidad que enfrenta muchas interrogantes”.

¿Cómo avanzamos?

Finalmente, una de las conclusiones comunes del panel fue que debemos continuar avanzando en la comprensión de lo que significa la laicidad. Por su parte el abogado Santana precisó que “no podemos confundir neutralidad religiosa con neutralidad de la religión”, destacando que esto último significa ignorar parte de los valores, la cultura y la herencia cristiana que ha acompañado la historia de países como el caso de Chile y Brasil en el contexto latinoamericano.

Para Santana, una de las maneras en que podemos avanzar en una sana relación de Iglesia y Estado que regule nuestra convivencia, es apuntar a los principios que son universales y constitucionales; desde ahí podemos tener parámetros que nos ayudarán a saber que es lo que podemos y no hacer en nuestros procesos políticos y sociales”.

En tanto el profesor Valenzuela, destacó la importancia que tiene el entender las diferencias entre no confesionalismo y secularismo estatal, enfatizando que este último pretende establecer que la religión resulta algo privado y esto se contradice con la tradición que han tenido las religiones especialmente en nuestro país, esto es su orientación y mirada hacia el bien público y común. Por lo tanto precisó el sociólogo resulta esencial continuar defendiendo el estatuto público que han tenido las iglesias a lo largo de nuestra historia”.

Author: IACH

Deja un comentario