Encuentro anual de esposas de ministros IACH: 20 años de tradición

Categories: NOTICIAS

foto pastoras

La primera semana de Septiembre se llevará a cabo en la ciudad de Viña del Mar un nuevo encuentro para aquellas mujeres de pastores y ministros laicos que sirven al interior de nuestra Iglesia. Una iniciativa ansiada por esta comunidad femenina diocesana que en su momento le llamaron “Las medias naranjas” y que hoy cumple dos décadas de historia

Entre los días 3 y 4 de Septiembre próximo en la Iglesia San Pedro de Viña del Mar, se llevará a cabo un nuevo Retiro anual de esposas de pastores, ministros laicos y del CEP de la Iglesia Anglicana de Chile. Este encuentro que surgió hace 20 años atrás a raíz de una necesidad diocesana, hoy se ha convertido en una verdadera tradición para aquellas mujeres que acompañan a sus maridos en el ministerio pastoral o son solteras y sirven al interior de nuestra Iglesia.

Se trata de la única instancia durante el año que convoca a esposas y/o mujeres que sirven en la IACH provenientes desde Arica a Punta Arenas, y tiene el objetivo de que ellas puedan deleitarse juntas de tiempos de comunión, oración y de edificación por medio de la Palabra y la exposición de testimonios.

Como explica  Myriam Ahumada, esposa del Obispo Diocesano Héctor Zavala y coordinadora de este encuentro, en este retiro participarán cerca de 35 mujeres y varias de ellas lo vivenciarán por primera vez. “El apoyo que les damos a nuestros maridos nos hace reencontrarnos cada año con mucho gozo, porque es en esta instancia, donde compartimos nuestras dificultades y también nuestras victorias en la vida pastoral” precisó.

“Será un tiempo en el cual podremos tomar aire, orar y escuchar lo que Dios quiere entregarnos para nuestro crecimiento personal” dijo Marisol Armijo, esposa del pastor Juan Carlos Chamorro (Iglesia de Reñaca) y quien se encuentra trabajando en el equipo anfitrión de este año.

Algo de historia…

El Retiro de Esposas de Pastores y Ministros Laicos si bien forma actualmente una tradición al interior de la IACH, nació a raíz de una necesidad que comenzó a incrementarse a principios de los años 90` entre las mujeres de clérigos y líderes en la Diócesis. El primer encuentro tuvo cita el 1 de mayo de 1996 en la Iglesia San Juan de Concepción y fue posible gracias a la inquietud de Bárbara Bazley, esposa del en ese entonces Obispo Diocesano Colin Bazley, de poder apoyar a las mujeres que sirven en la IACH, dándoles un sentido de vocación y motivación y fortalecerlas en su rol.

Siendo consultada Bárbara desde Inglaterra donde reside actualmente, recuerda que este día fue histórico para todas las esposas de pastores y ministros laicos, ya que se concretaron los esfuerzos de años intentando poder reunirse todas en un solo día y lugar. “Antes de 1996, intenté juntar grupos de mujeres pero fue difícil porque todos los fines de semana eran frecuentes los encuentros matrimoniales, EMA. Hasta que decidimos que el 1 de Mayo sería nuestra fecha ideal como día feriado”, relató Bazley.

La plantación de nuevas iglesias, mayores ordenaciones, y por ende, el crecimiento de la Diócesis, entre otras causas, hacían necesario un encuentro femenino de tales características explicó Bárbara. Además ya en esos años, a mediados de los 90`, las condiciones económicas del país habían mejorado y los pastores y sus esposas tenían mayores posibilidades de viajar.

Registro de revista “Las medias Naranjas” publicada el año 1996, posterior al primer retiro de esposas realizado en Concepción.

Las “medias naranjas”

Le llamaban el Retiro de las “medias naranjas”, en honor a la revista valga la redundancia “Media Naranja”, que había comenzado a editar Bazley dos años antes y se enfocaba específicamente en la edificación de las mujeres de la IACH. En tiempos donde la comunicación era mucho más difícil y no eran muy accesibles los emails, esta publicación fue uno de los primeros pasos que surgieron para mantener en contacto e informadas a las esposas de clérigos.

El nombre de la revista según cuenta Bárbara, surgió inspirada en la idea de que todas las mujeres casadas están llamadas a ser “las medias naranjas de sus esposos” y viceversa. En las páginas de esta publicación que realizaba Bazley con su máquina de escribir y más tarde computador, se podían leer algunas de las noticias que recopilaba durante sus viajes acompañando al Obispo Bazley en sus visitas episcopales a las iglesias; también, una entrevista en profundidad en cada una de las ediciones de alguna de las integrantes de esta comunidad femenina diocesana.

En esta revista se escribieron algunos registros de lo que fue por ejemplo la primera reunión ya mencionada de las “medias naranjas”, celebrada el año 1996. En la publicación del mes de Mayo, se pueden encontrar testimonios como el de Jaqueline Ortiz, esposa del pastor Silverio Ortiz (Chol-Chol).

“Dios sabe cuánto necesitábamos ese tiempo de comunión, pues estando lejos algo nos une: el servir a Dios juntos a nuestras medias-naranjas (…) Lo importante es seguir siendo fiel en lo poco y en o mucho que Dios nos demande, recordemos que tenemos una misión y es la de ser ayuda idónea, amantes de Dios y de nuestros esposos, solo así podremos hacer que el ministerio siga adelante”, es un extracto de lo que escribió Jaqueline en la revista.

La publicación “Las medias Naranjas” se editaba cuatro veces al año al comienzo de cada estación y terminó de realizarse el 2000, cuando el matrimonio Bazley dejó Chile para retornar a su país natal Inglaterra.

Fotografía de las asistentes al segundo retiro realizado en Buin, Santiago, en 1997


Una tradición

Como recuerda Heidi Smith, esposa del Rev. Russ Smith (Zona Araucanía), tras la primera reunión en Concepción, se decidió que el retiro se realizaría en diversas ciudades del país. El año 1997 el encuentro tuvo lugar en Buin, Santiago, en la casa de Bárbara, donde el número de asistentes ascendió a 39 “medias naranjas”.

En esta reunión relata Heidi, ella compartió el tema sobre “Los Cinco Idiomas del Amor”, que como era habitual después se conversaba en grupos pequeños. Estos talleres, eran seguidos por testimonios de algunas de las viudas o esposas que tenían más experiencia. “Recuerdo que mujeres como Marion Morrison ( viuda del Obispo Ian Morrison), Inés de Valencia (viuda de Rev. Antonio Valencia) , entre otras medias naranjas compartieron en estos encuentros parte de su sabiduría”, precisó la misionera Smith.

Tras los años, este encuentro se convirtió en una cita tradicional entre las “medias naranjas” y se fijó para los últimos días de Agosto o principios de Septiembre. La organización se determinó quedar a cargo de las hermanas de cada congregación anfitriona del encuentro, quienes idean hasta hoy las actividades y algunos requisitos para inscribirse, como por ejemplo es el envío de una tip doméstico para la confirmación.

“Esta instancia es la única oportunidad que tenemos de compartir con nuestras hermanas que viven lo mismo y sirven en compañía de sus maridos al interior de nuestra Diócesis, y el deseo compartido por muchas es que esto siga siendo una prioridad en el futuro”, finalizó Heidi.

Author: IACH

Deja un comentario